31 octubre 2019

Agua de Florida

Litografía publicitaria de 1881
Hace un tiempo descubrí el agua de Florida y su historia, me pareció interesante para compartir. Fue creada por el perfumista Robert I. Murray, en Nueva York, como una versión más fresca del agua de colonia. Su nombre hace referencia a su base floral, que contiene Lavanda y Clavo entre sus componentes, pero también al lugar donde se creía que está ubicada la Fuente de la Eterna Juventud, el Estado Norteamericano de Florida. Hoy en día se sigue usando con la misma fórmula original que ya cuenta con 200 años.

El agua de Florida tiene múltiples usos y propiedades. Por ejemplo, gracias a sus propiedades antiinflamatorias se puede utilizar para dar friegas. Echar un chorrito en la bañera también es buena idea, nos beneficiaremos así de sus propiedades relajantes. Podemos añadirla al agua tibia de un barreño para aliviar los pies cansados pues calma y restaura. También se usa como spray para aromatizar el ambiente o rociar la ropa. Así como para aliviar el dolor de cabeza masajeando las sienes, o como loción para después del afeitado, etc. 

Si no quieres comprarla y te gusta hacer tus propios potingues puedes hacer esta versión casera de manera muy sencilla. Sus propiedades no serán exactamente las mismas pues los ingredientes varían, pero te puedo asegurar que como perfume es muy agradable, aunque no muy duradero. También matizar que hoy día hay productos específicos para los usos que se indican pero la gracia es hacerlo tú mism@ en casa, además de conseguir un producto 100% natural. Quiero resaltar que aunque hay quien le otorga propiedades mágicas o esotéricas no es esa la intención de este post.

Comparto la receta que hice. La elegí por ser bastante sencilla, aunque hay varias versiones. Viendo el resultado, creo que mejoraría aumentando la cantidad de cítricos para intensificar el aroma, quizá aumentar la proporción de cáscara de naranja.

Ingredientes
La piel de 3 limones, de 3 naranjas y de 3 pomelos. 21 clavos de olor (pueden ser menos, pero ¡me encanta su aroma!) y 3 ramas de canela. Un buen manojo de menta, otro de romero y, por último, otro de lavanda. Opcional: añadir aceites esenciales. Yo añadí 3 gotitas de mandarina.

Preparación
Simplemente se han de introducir todos los ingredientes en un tarro de cristal esterilizado y cubrirlos con una solución al 40% de alcohol puro 96º (no alcohol de farmacia) y 60% de agua destilada. Se agita para que se mezclen. Después se guarda durante 40 días en un lugar oscuro y fresco; en un armario, por ejemplo, y se va agitando a diario. Pasados 40 días se filtra el resultado, se embotella y... ¡voilà! ya tienes tu mejunje listo para lo que prefieras.

Para no desmerecer el agua de colonia, que es más antigua que el agua de Florida, decir que también es posible hacerla en casa. Quizá me aventure y experimente próximamente.

Las pequeñas cosas... Mis pequeñas cosas...  Clik aquí

Buenos Alimentos & Pensamientos& Sentimientos

No hay comentarios:

Publicar un comentario