06 mayo 2019

Un viaje en el tiempo. La historia del yoga

"La vida es yoga" Sri Aurobindo

Si aceptamos esta visión, la comprendemos y la interiorizamos de verdad, poco sentido tiene hablar de una "práctica de yoga", ya que, según Sri Aurobindo, yoga hace referencia a una filosofía de vida, una manera de estar en el mundo que poco o nada tiene que ver con una práctica física sistemática. 

¿Conoces a Sri Aurobindo? Es el fundador del yoga integral. Un yoga que no tiene como propósito el asana, ni las técnicas de respiración o movimientos extremos. Es más psicológico, con reflexión y autoanálisis como herramientas para el desarrollo. Pero antes de llegar a Sri Aurobindo, hay un largo trecho que recorrer, una amplia, rica e interesante historia previa. Me gustaría hacer este viaje a través del tiempo para que nos ayude a entender qué es lo que le ha ocurrido al yoga desde sus inicios hasta llegar a esta disciplina, mayormente física, que hoy día conocemos y entendemos como "práctica de  yoga" 
¿Qué entendemos hoy día por yoga? posturas imposibles, cientos de talleres específicos, retiros, venta de marcas de ropa, de esterillas, de cremas... ¡hasta de agua! El yoga ha pasado de ser una vía de "liberación" a un producto de consumo más que, para más inri, nos ata más fuerte si cabe a esta sociedad esclava y cautiva del consumismo... Paradójico, ¿no crees? Lo que en principio era una filosofía de vida para la liberación se ha adaptado a la perfección a esta sociedad para encajarnos una vez más a aquello de lo que en principio huíamos, el materialismo. Así, seguimos presos pero eso sí, con estilo y buena postura. En la era de veneración a la imagen, al exterior, poco atendemos al interior, que en realidad es de dónde parte el yoga. 

Suele creerse, sobre todo en entornos de defensores acérrimos de un yoga "tradicional", que éste es inamovible y que ha ido pasando a través de los siglos como una réplica de si mismo sin apenas variantes. Los más "puristas" defienden la tradición a capa y espada, pero... ¿Qué tradición? ¿A cuántos siglos nos remontamos para definir y llegar a un yoga tradicional? 

En realidad, en el yoga primigenio, el tradicional, no existían las asanas o posturas. Éstas, como veremos, llegaron siglos después. Por otro lado, la idea central que postulaba este yoga original, se refería al hecho de recoger los sentidos y la mente hacia el interior para unirlos con el atman. Si te fijas, esto, en terminología de Patanjali, se refiere solamente a los cuatro últimos peldaños o ashtangas: pratyahara, dharana, dhyana y samadhi. Es decir, el yoga primigenio se refería simple y llanamente a la meditación pura y dura. Nada de posturas. 
Por eso, no tiene demasiado sentido la defensa de un yoga tradicional o primigenio cuando lo hacemos desde las posturas. Si uno es honesto ha de reconocer que el yoga de hoy es un yoga, mayormente, físico adaptado a las necesidades de esta sociedad nuestra ocupada y además preocupada sobre todo por la imagen, las redes sociales son prueba de ello, y de la tradición inicial poco queda, en general.

Para empezar a situarnos, decir que el origen del yoga fue el resultado de una mezcla de distintos sustratos: varias tradiciones indias, el budismo y los upanishad. Por consenso, se ha acordado que la primera vez que fue nombrado tuvo lugar en un texto poético muy antiguo, en uno de los upanishads, concretamente en kata upanishad, en los siglos V - VI. 
Fue más tarde, ya en el s. II, cuando Patanjali, recopila toda la sabiduría que hasta el momento se encuentra dispersa pues, desde sus orígenes, la transmisión del conocimiento yóguico se hace de manera oral, pasando de maestro a discípulo año tras año. Cabe subrayar que, para Patanjali, la liberación o samadhi, no significa la unión con Brahman, sino el descubrimiento último del purusha latente de cada individuo que es diferente del resto de purushas y también del purusha supremo que es Isvara. Es una liberación interna.
Más tarde, con el tantrismo, hay un punto de inflexión muy importante, decisivo, podríamos describirlo incluso como una transformación. El tantrismo arrasa en el continente índico, barriendo e impregnando todas las tradiciones de la India: jainismo, diferentes budismos, hinduismo, etc. Y a partir de aquí, del tantra,  tres aspectos toman mucha relevancia: el cuerpo, la naturaleza y la mujer. 
Es en este contexto dónde aparecen nuevos yogas: yoga del sonido, energético, esotéricos, rituales, etc. El cuerpo del yogui pasa a ser su templo. Y es ahí cuando aparecen una serie de textos esotéricos como el Shiva samhita, el gheranda samhita, el hatha yoga pradipika... Es en el hatha yoga pradipika, s. XV, dónde  se conforma lo que hoy conocemos como hatha yoga. Fíjate que ya han pasado unos diez siglos desde sus inicios en el kata upanishad. El hatha yoga pradipika es pues el texto más antiguo del hatha yoga. Es en este contexto, no antes, cuando se le añade a la práctica meditativa (yoga original o tradicional) esta nueva parte energética y física (una decena de asanas) que conformará este otro nuevo yoga, el hatha. Es justo en este momento dónde las  llamadas castas bajas "se cuelan" para seguir una espiritualidad. A veces invirtiendo la tradición de "pureza", comiendo carne, bebiendo alcohol, yendo a crematorios, teniendo relaciones sexuales, etc. Estos comportamientos "impuros" no son bien vistos por la ortodoxia brahmánica, es más, les asusta bastante, y durante los siglos XV, XVI, XVII y XVIII el yoga se asocia en la India a grupos marginales, peligrosos, ascetas guerreros.  

Si te interesa el tema, el próximo día seguiré con este marco histórico del yoga. Hablaré del papel que juegan los británicos, de cómo el yoga finalmente adquiere o recupera la "respetabilidad", del origen del surya namaskar, etc. Espero que te sirva para tener otra perspectiva.

Buenos Alimentos & Pensamientos & Sentimientos

No hay comentarios:

Publicar un comentario