23 mayo 2019

"La ética invisible de un soldado"

Te aviso, hoy me he permitido divagar de lo lindo... pero si a alguien le sirve esta reflexión para abrir su mente a nuevas ideas, bienvenida sea mi divagación. Mi intención de hoy es mostrar la relación entre la calidad del entorno familiar como prevención de futuros problemas. Verás que el camino hasta llegar a esa conclusión se basa en un ejemplo bastante extremo pero muy claro.

Hoy me preguntaba ¿Qué sería de un mundo sin ética, sin ciertos límites morales? ¿Qué sería de un mundo dónde se venerara la negación o inexistencia del bien y el mal, o sea, dónde se defendiera una realidad neutra frente a la interpretación personal de los hechos? Quienes defienden esta ideología afirman que, independientemente de lo que nos pase, siempre, y en última instancia, somos nosotros los que elegimos sufrir por ello. Por otro lado, se me ocurren miles de situaciones "neutras" como por ejemplo: violaciones, malos tratos, engaños, manipulaciones, etc. Me pregunto ¿sería esta gente capaz de defender su teoría de la neutralidad delante de personas que han sufrido tales aberraciones sin que les salgan los colores? Y ya no hablemos de la "teoría" del agradecimiento  a mansalva y sin ton ni son... 

Por otro lado, si todos nos rigiéramos por unos valores básicos, como por ejemplo no dañar al otro, no haría falta una guía externa pero, si por el contrario, viviéramos bajo el yugo de ciertas carencias humanas se tornaría necesario vivir sometido a unas normas más sensatas que las propias. 

Un mundo sin ética sería un mundo peligroso ya que podría derivar en malos tiempos, dónde dominaran sujetos exentos de sentimientos. Hoy en día a esta gente insensible en extremo se la etiqueta de psicópata por consenso médico. ¿Recuerdas todo lo que nos han contado sobre la Alemania nazi? Soldados cumpliendo ordenes dignas de alguien inhumano, incapaces de distinguir el bien del mal. Médicos y enfermeras experimentando con adultos, niños y bebés, sometiéndolos a torturas por el "bien" de la ciencia y la humanidad. Me pregunto qué se entendería en tal caso por humanidad; quizá un grupo de sujetos incapaces de distinguir el bien del mal. En este post me extiendo sobre este tema.

¿Cómo una persona puede llegar a tales extremos? Creo que en el párrafo anterior está la clave. Entrenando y condicionando sus mentes, y también sus cuerpos en el caso de los soldados. Quizá mediante algún método disociativo tal que llegara a degenerar en un total distanciamiento de sus propias emociones - por tanto serían incapaces de empatizar con el sufrimiento ajeno - llevándolos a un estado de conciencia propio de autómatas: no sentir nada, no pensar demasiado y obedecer mucho. Si me permites una aportación u opinión personal, creo que estos soldados podrían ser personas con serias carencias emocionales en su infancia por tanto, con una baja autoestima que derivaría en una sed continua por la aprobación externa de un superior para suplir el vacío de base. En el fondo sería una tragedia. ¿Podrían ser estos estados carenciales de base el caldo de cultivo idóneo para "fabricar" soldados obedientes? 

Aunque hoy en día nuestra realidad sea distinta, es de sabios prevenir antes que curar... ¿Cuántos adolescentes se sumergen en el mundo de las drogas por encajar en un grupo, por dejarse manipular o por no saber mantener el no ante la insistencia del grupo? ¿Cuánta gente ha sido y sigue siendo embaucada por sectas peligrosas y acaban permitiendo, y realizando, aberraciones por los mismos motivos? ¿Cuánto maltrato psicológico encubierto existe todavía? En estos casos también podría hablarse de "soldados" con carencias.

Creo que una familia respetuosa y amorosa, es la base necesaria para desarrollar una autoestima sólida. Y ésta conforma los cimientos de una sociedad madura y, lo más importante, no manipulable. 

Buenos Alimentos & Pensamientos & Sentimientos

No hay comentarios:

Publicar un comentario