26 mayo 2019

Cien zapatos, cien caminos

Uno se sienta en su sofá cómodamente y enciende el televisor. Entonces sus gafas invisibles  toman el mando. Y el juicio aflora. Entiende las imágenes según sus circunstancias personales y así crea su perspectiva particular, que no se ajusta a la realidad mostrada. 

A pesar de nuestras gafas invisibles, cada uno de nosotros podemos ver más allá haciendo un esfuerzo, un ejercicio de apertura mental, buscando otras ópticas posibles.

Esta metáfora del sofá sirve para ilustrar las relaciones interpersonales. Pasa a diario, alguien actúa de determinada manera y el otro lo juzga. En un mundo de pares de opuestos -bien-mal, correcto-incorrecto, aceptable-inaceptable, si no se ha hecho un trabajo al respecto, la consecuencia inmediata es que se de un juicio. Lo que no es lícito es hacérselo saber al otro, es decir, ante determinada situación elegir la acción inmediata de imponer "mi mundo sobre el tuyo" y hacerlo creyéndose en pleno derecho y con pleno convencimiento. Esta es una situación que pasa a diario, en los trabajos, en las familias, entre amigos, en las redes sociales, etc. 

Cuando esto ocurre es bueno recordar esta frase: "no te atrevas a juzgarme si no has recorrido mi camino". El camino, o las circunstancias de cada cual, son las que son. No se puede caer en la trampa de creerse en situación de superioridad moral ni de ningún tipo, pues existen multitud de variables implicadas: la historia previa de la persona, sus habilidades para manejar la situación, su capacidad de aprendizaje, su grado de sensibilidad, etc. 
Una circunstancia que para uno es una tragedia para otro puede que apenas tenga importancia y viceversa. Por eso, aunque vivamos en un mundo de juicio fácil, creo que lo más saludable sería hacer un esfuerzo e intentar ponerse en los zapatos del otro, aceptar que cada cual es como es y respetarlo. 

Un ejercicio que podría ayudarnos sería: cada vez que vayas a juzgar a alguien, visualízate en tu sofá quitándote tus gafas invisibles; seguramente la película cambiará.

Buenos Alimentos & Pensamientos & Sentimientos

No hay comentarios:

Publicar un comentario