05 abril 2019

Respiración, un medio de autoconocimiento

Una forma muy sencilla para conocernos un poco más es mediante la atención plena a diversos estímulos, uno de ellos, nuestra propia respiración. Cuando ponemos atención plena a nuestra respiración es lo que llamamos respiración consciente.

La respiración es el puente entre la mente y el cuerpo y varía a lo largo del día, como ya expliqué en el post anterior. Podemos observar claramente que cuando estamos alterados (ya sea por circunstancias positivas como negativas) la respiración suele ser corta y superficial, en cambio en relax se alarga y se vuelve profunda. 

Pero ¿Cómo podemos conocernos mejor a través de ella? Es muy interesante  atenderla para descubrir cuáles son las circunstancias que nos alteran, es decir, cuáles son los estímulos que nos provocan una emoción lo suficientemente intensa capaz de sacarnos del estado de calma, con la consecuente alteración de la respiración. Estos estímulos pueden ser externos (el ruido ambiental, una discusión, una celebración, una grata sorpresa, etc.) o internos (nuestros pensamientos, recuerdos, etc.) La buena noticia es que tenemos la capacidad de incidir en ella si estamos atentos. Conociendo los estresores que nos desequilibran tendremos la posibilidad de prepararnos para actuar en consecuencia. Podremos anticiparnos y así trabajar las estrategias o herramientas que necesitemos.

La dificultad mayor radica en darse cuenta, justo en el momento preciso, de que algo o alguien ha activado en nosotros una emoción complicada o incómoda. Por eso, igual que entrenamos para fortalecer los músculos o dedicamos horas para aprender algo nuevo, podemos entrenarnos también en atención plena. Este estar atento no suele surgir de manera espontánea sino que requiere que salgamos del automatismo para entrar en el aquí y ahora, y esto requiere como ya he dicho de una práctica continua, un entrenamiento.

Existen muchísimas técnicas para entrenar la atención plena. Una de ellas es la respiración consciente. Cualquier ejercicio respiratorio con atención plena sirve. En el post anterior nombraba los pranayamas (que hay muchísimos), la RCY y también hablaba de la respiración natural. 
Hoy te propongo una práctica muy sencilla para que, si quieres, te entrenes. Cuanto más practiques más posibilidades tendrás de aprender a vivir el momento presente. Aunque igual que es imposible (y no recomendable) respirar constantemente con la RCY, tampoco es posible vivir constantemente en el momento presente, ya que en algún momento tendremos que pensar o planear algo que todavía no ha llegado o hacer memoria y recordar, que no siempre el recuerdo es algo negativo. Por tanto, no hay que obsesionarse. No obstante creo que la respiración consciente es una herramienta super valiosa que, además de favorecer el autoconocimiento y  posibilitarnos volver al momento presente, nos sirve para incidir en estados de nerviosismo, ansiedad etc. En cualquier momento que nos sintamos en desequilibrio podemos volver a la calma gracias a una respiración tranquila. Podemos alargarla y hacerla más profunda a voluntad. 

De todo lo dicho podemos concluir que: Tanto para volver al momento presente como para adquirir autoconocimiento y también para cambiar estados emocionales y mentales, el entrenamiento en atención plena mediante distintas técnicas es necesario.

Una sencilla técnica o práctica de atención plena ligada a la respiración:

Sentad@ cómodamente con la espalda recta y los ojos cerrados, o tumbad@, pon atención a la punta de la nariz. Siente como el aire entra y sale. Te puedes centrar en: a. el cambio de temperatura del aire al entrar y salir de las fosas o b. en el sutil contacto del aire con las fosas, etc. Céntrate en una sola cosa.

Si te interesa, en este post explico detalladamente cómo hacerlo paso a paso. 

Buenos Alimentos & Pensamientos & Sentimientos

No hay comentarios:

Publicar un comentario