10 abril 2019

La felicidad volátil

Piensa un momento en todo lo que haces a diario. ¿Para qué lo haces? ¿Para amargarte la vida o para ser feliz? Todos queremos ser felices. 

La felicidad para mi es ese estado de plenitud en el que sientes que nada te falta. Lo tienes todo. Un estado de calma, de paz, que nada tiene que ver con la euforia. Es la música que llevamos dentro, solo hay que dejarla salir, sin interferencias.
Simplificando al máximo, y a mi modo de ver, creo que hay dos estados de base que engloban todas las demás emociones: el estado de calma y el estado de agitación. La calma solo es una. La agitación se da en diferentes emociones, tanto positivas como negativas (alegría, ira, miedo, etc.). Es cierto que es más agradable sentir alegría que miedo pero, según lo veo yo, la alegría no es sinónimo de felicidad ya que se refiere más bien a una reacción ante un hecho externo (un logro conseguido, por ejemplo) o interno (un recuerdo agradable, etc.) concretos. La felicidad, para mí, en cambio no requiere de estímulos externos o internos para sentirla, es más bien un estado no una reacción, y brota del interior sin motivo aparente. Es cierto que, partiendo de ese estado de paz de base se puede intensificar mediante estímulos que la fomenten. Por ejemplo, con las pequeñas cosas... esas que nos salvan y nos dan alegría. Pero si no existe ese estado interno, ese poso de paz, nada hará que la música salga.

¿Crees que se puede vivir en continuo estado de calma y paz? o sea ¿Es posible ser felices siempre, a todas horas y en todos los lugares? Existen tradiciones que afirman que la felicidad que buscamos es continua en el tiempo y el espacio, es decir, una felicidad que surge en todo momento y en todas partes. Siendo realistas este es un objetivo demasiado lejano, por no decir inalcanzable... (al menos para la gran mayoría de los mortales). Incluso dudo que muchos monjes que viven aislados del mundanal ruido lo consigan, pues el ruido mental de fondo es algo inevitable ya que la mente es una "fábrica de pensamientos". ¿Podemos cambiar la naturaleza de la mente? No. ¿Podemos llevarla a la calma o al silencio por un determinado espacio de tiempo? Sí. ¿Cómo? Mediante la atención plena

Por tanto si nuestra idea de felicidad es esta - en todo lugar y a todas horas, nos sentiremos desgraciados la mayor parte del tiempo. Un objetivo más realista sería encontrar cierto equilibrio entre luces y sombras. Aprender a sobrellevar nuestra sombra para apreciar la luz. 

Buenos Alimentos & Pensamientos & Sentimientos

No hay comentarios:

Publicar un comentario