17 abril 2019

El velo invisible

Hoy he visitado un precioso pueblecito costero que frecuento cuando llega el buen tiempo. Es un lugar que te atrapa, pequeñito, con casas blancas y salpicado por las aguas de sus maravillosas calas. Un rincón apartado del mundo dónde gaviotas descaradas se acercan con la esperanza de conseguir algo de comida y los gatos no se espantan. 

Cuando llega Agosto, la gente se reúne a la orilla del mar para cantar habaneras. El ron cremat no falta esa noche. Tiene algo especial este pueblo marinero. Sus  aguas son cristalinas, tanto que cuando te bañas puedes pasarte buen rato observando las bandadas de pececillos que te rodean. Si vienes a Cataluña no te pierdas esta joya: Calella de Palafrugell.

Hoy me he estirado en la arena y me he dejado envolver de la buena energía y la calma de la playa, aunque el mar estaba agitado. Las olas se han llevado lo que se tenían que llevar y me han devuelto estas letras. Me las he traído de allí, para ti:

Imagen: Cameron Gray


"Mi verdad se oculta detrás de la piel.
Cada uno percibe a través de su velo invisible,
y mira hacia fuera, buscándola
Y la pierde."

Buenos Alimentos & Pensamientos & Sentimientos

2 comentarios:

  1. Los momentos en los que se puede "desconectar" son los mejores para "conectar" con uno mismo!! Y ahi es donde esta la esencia de la felicidad

    ResponderEliminar