30 marzo 2019

La "locura colectiva" como precedente de la "normalidad" (como media aritmética)

Me he topado con una frase y, sin pensármelo dos veces, me la he llevado envuelta en celofán. Este tesoro no podía ser más que compartido. Así que ahí va:

"Lo que llamamos "normal" en psicología es en realidad una psicopatología de la media, tan corriente y extendida que generalmente no nos damos cuenta de ella" Maslow

En nuestra sociedad aceptamos muchas cosas como "normales" y las incorporamos en nuestro bagaje psíquico como "correctas". Por ejemplo vemos normal no empatizar, no ser capaces de ponernos en el lugar del otro. Muchos, los más inconscientes de este hecho, se aventuran a tildar de débil o blandengue a la persona con una sensibilidad mayor. Es una pena porque ¿A qué nos referimos cuando calificamos algo o a alguien de "normal"? Y no me refiero solo en el ámbito de la psicología o psiquiatría. 

Sabemos que lo normal es lo que abunda, lo habitual, la norma... pero ni lo abundante, ni lo habitual, ni la norma es sinónimo de saludable, de "correcto" o de cordura. Así nos va... Los políticos, personas al fin y al cabo, son claros ejemplos de esta norma insana. Si fueran capaces de ponerse en el lugar del otro, otro gallo cantaría. Creo que el problema de fondo está en la falta de autoestima pero esto ya lo insinué al final de otro post, si quieres leerlo: aquí.

Cuando una persona acude a consulta con algún  malestar, problema o similar, un dato importante que indica la gravedad del caso es si está adaptada en la sociedad, es decir si se relaciona, si tiene trabajo, etc. De hecho, en el DSM (diagnostic and statistical manual of mental disorders), el manual diagnóstico y estadístico de los llamados trastornos mentales, existe una categoría llamada trastornos adaptativos

Yo me pregunto, si una persona no se adapta, es decir, es diferente o no "normal" (no se ajusta a la norma) ¿De quien es el "problema"? ¿Es de la persona o de las normas aceptadas como "normales" en esa sociedad determinada? ¿si esta misma persona se sumergiera en otra cultura desaparecería el problema? 

Es bien sabido que esta sociedad de consumo va en contra de nuestra naturaleza, por tanto lo habitual es presentar algún problema de salud. Las enfermedades causadas por estrés están a la orden del día. Cada vez es más frecuente encontrar personas que padecen depresión o ansiedad, etc.
La salud es la moneda de cambio por adaptarse, por "des-naturalizarse". 


Te invito a que busques este manual y lo hojees. Hay tantas categorías y tantos síntomas que se solapan... Tras cada revisión aparecen trastornos nuevos, y ya va por la quita edición. Ojeando el DSM IV he leído algo que, como poco, genera cierta inquietud en referencia a los llamados trastornos de la personalidad. Transcribo literal: 

"El clínico tiene que valorar la estabilidad de los rasgos de personalidad a lo largo del tiempo y en situaciones diferentes. Aunque una sola entrevista con el individuo suele ser suficiente para llegar al diagnóstico, a menudo es necesario realizar varias de ellas espaciadas en el tiempo." 

Piénsalo, en un espacio de tiempo breve la vida de alguien puede dar un giro de 180 grados. Y pasa de ser persona a ser un individuo incapaz, dependiente. Asusta un poco, ¿verdad? Yo siempre me he preguntado: ¿Cómo algo tan complejo y variable como es el ser humano puede reducirse a algo tan simple e invariable como lo es una categoría diagnóstica cerrada. ¿Qué ocurre con las personas que cargan con "diagnósticos errados" y además son medicadas? Porque hay que recordar, de nuevo, que tanto las personas que forman parte del comité como los clínicos que hacen uso del manual también están inmersos en esa misma cultura. ¿Existe realmente una objetividad total? ¿Si cambiamos al comité, cambia el manual? Podría ser que sí, pues como he dicho van por la V edición. 


Jiddu Krishnamurti dijo una vez: "No es saludable estar bien adaptado en una sociedad profundamente enferma" 

Buenos Alimentos & Pensamientos & Sentimientos

No hay comentarios:

Publicar un comentario