15 marzo 2019

El bloqueo

¿Te ha pasado alguna vez que ante una situación barajas miles de posibilidades y ante tanto análisis terminas en parálisis? Es decir, acabas no haciendo nada. 

Te cuento esto porque me he visto en esta tesitura en demasiadas ocasiones.  Si te fijas en la fecha del post anterior verás que ha pasado mucho tiempo hasta el día de hoy... queda plasmado así a la perfección lo que aquí te cuento. Una parálisis de meses por no decidir cómo seguir, cómo abordar un tema. El tema: ¿Qué hacer con este blog? 

Este espacio nació en 2012 de un irrefrenable deseo de compartir y fue justamente en un periodo de transición personal, lleno de incertidumbre, de cambios y de ilusión, mucha ilusión. Los contenidos iban de la mano de mi cambio personal y plasmaban mi joven concienciación sobre la urgencia de cuidar el planeta, el medio ambiente. También se reflejaba mi amor por la naturaleza que desde la infancia me acompaña (y eso incluye a los animales), mi cambio de dieta, etc. Pasó el tiempo y el blog se fue transformando a medida que yo también lo hacía. Siempre he sido una persona curiosa y dada a no dejar de aprender cosas nuevas por eso, aunque estudié psicología, en un momento dado sentí la necesidad de explorar otras vías y me adentré así en el mundo de la nutrición y más adelante en el yoga. A la par escribía y compartía cuentos, poemas, micro relatos... Y tuve la enorme alegría de que una editorial a la que admiraba, cuento de luz, me publicara una historia. El sueño de Chocolate es prueba de ello. 

Pues bien, este tiempo atrás han habido ciertas circunstancias personales generadoras de otros cambios a nivel interno. Pero, en esta ocasión, en lugar de seguir compartiendo aquí aquello que me iba naciendo, me detuve. Llegó el bloqueo. Hasta hoy. 

La cuestión era: ¿Cómo pasar de postear durante tanto tiempo solamente poemas y micro relatos a publicar también reflexiones/opiniones de diversa índole? Y es que de un tiempo a esta parte de manera natural me nace hacerlo en mi perfil personal de Facebook, entonces, ¿porqué no compartirlo aquí, en mi espacio, mi rinconcito? Pues porque era un cambio de contenido bastante notable y podría llevar a cierta confusión a la hora de definir la temática del blog.

En realidad, tomando perspectiva, me doy cuenta que este blog se ha convertido en una especie de espejo, es un como un disco duro; un reflejo a la par que una memoria externa que me representa más o menos de manera fidedigna, y la verdad es que me encanta por que eso es lo que define a fin de cuentas un blog personal.

Pero... ¿Cómo me he desencallado? La solución siempre ha estado ahí, solo tenía que mirar adentro y hacer memoria... 

O... simplemente fijarme en las etiquetas del blog en la columna derecha. Las predominantes son las que mejor me definen, de hecho, si te fijas, la primera que sobresale es... tachaaán (repique de tambores): ¡cambio! Una constante en mi vida.

Si quieres, y tienes curiosidad, puedes leer estos enlaces dónde, sin lugar a dudas, queda todo claro. Uno de ellos es el primer post con el que inauguré el blog, en Junio de 2012, puedes leerlo aquí. También lo podrás comprender leyendo estos otros dos enlaces: sobre mí y acerca del blog. 

Es curioso parece que había olvidado de dónde partió todo... La esencia se había escondido entre letras...

La solución ha sido más simple que cualquier quebradero de cabeza: Todo lo que hay en este espacio soy yo. Y yo soy movimiento, cambio, transformación. 

¡No debería suponerme tanto problema cambiar de contenido, entonces!  Supongo que en algún rincón de mi cerebro se escondía la creencia de que una vez has cambiado o te has transformado en otra cosa, ya está, así te quedas, peeero lo que no he tenido en cuenta es algo que se de buena tinta, y es que soy mudable y es bueno que así sea, pues la creatividad no entiende de "estatuas".

Queda así inaugurada una nueva etapa dónde iré compartiendo todo aquello que nazca de mí, sea de índole más literaria, filosófica... Por que todo ello soy yo.

Espero de corazón que encuentres aquí algo que te sirva, te inspire o te remueva por dentro.

Buenos Alimentos & Pensamientos & Sentimientos

2 comentarios:

  1. Me alegra volver a escuchar el reboloteo de la farfalletta, de hecho ninguna pequeña mariposa que se precie,se centra en una sola flor.

    ResponderEliminar