27 marzo 2013

Agua ¿La bebes o la masticas?

Resultado de imagen de agua mundo
Autor de la imagen: desconocido por el blog

La comida sencilla, natural y sobretodo elaborada con productos vegetales apuesta, además de por la salud, por el medio ambiente. Requiere menor cantidad de recursos de los que se consumen para elaborar productos cárnicos. Como dato relevante, contaros que la producción de un Kilo de carne necesita veinticinco veces más en recursos que la de un Kilo de vegetales. 
Por ejemplo, si nos referimos al agua, existe discrepancia en las cifras exactas de la cantidad de agua requerida en la producción de carne, no obstante tomando como referencia tanto unos como otros estudios, el resultado es el mismo: la producción de carne representa un gasto exagerado de agua, comparada con la producción de vegetales o cereales. Para hacernos una idea, dos estimaciones:

1. El profesor David Pimentel, del Departamento de Ecología de la Universidad de Cornell, ha calculado que para producir:

  . 1 kg  de patatas se necesitan 500 litros de agua,
  . 1 kg  de trigo requiere de 900 litros de agua
  . 1 kg de carne de pollo (comestible), 3.500 litros de agua
  . 1 kg  de carne vacuna, 100.000 litros de agua

2. Según los cálculos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), para producir:
   . 1 kg de trigo se emplean 1.500 litros de agua,
  . 1 kg de carne de ternera hasta 15.000 litros.

¿Te involucras? ¿Pones tu granito de arena para remediar este despilfarro? Hoy día existen muchísimas personas, niños entre ellas, sin acceso a este recurso vital. Entre todos podemos cambiarlo. Una de las formas de hacerlo es simplemente dejando de comer carne o reduciendo su consumo. A nivel nutricional es una dieta muy sana, no te faltarán nutrientes si sigues una dieta variada. ¡Y qué decir de los demás beneficios! 

¡Anímate y prueba! Puedes reducir tu consumo de carne paulatinamente, empezando por dejar de comerla un día a la semana, durante un mes por ejemplo. Después puedes ir  disminuyendo su consumo a 2 o 3 veces semanales, para terminar siguiendo una dieta vegetariana. Aunque esta es tu elección. Si solamente consigues reducir el consumo ya habrás hecho algo importante, además ¡tu cuerpo te lo agradecerá enormemente!

Buenos Alimentos & Pensamientos & Sentimientos