03 julio 2012

Shhhh, escucha a tu cuerpo... ¿le oyes? S.O.S


Resultado de imagen de olas
Autor de la imagen: desconocido por el blog

Seguramente, en un momento fugaz de consciencia plena,  te has preguntado sobre el sentido de tu vida.
La mayor parte del tiempo funcionamos a piñón fijo, como autómatas seguimos nuestra rutina diaria sin pararnos a escuchar a nuestro cuerpo, a nuestra mente, a nadie...

Te levantas el lunes, te duchas, desayunas un café rápido e incluso de pie porque los quehaceres te apremian, sales de casa pitando para ir a trabajar, quizá después vuelves a comer a casa, o comes directamente en el trabajo. Al finalizar la jornada, vuelta a casa, y en el mejor de los casos (si no te gusta la cocina) alguien te ha preparado la cena, después de cenar te tumbas en el sofá a anestesiar la mente. Y así pasan los días hasta que llega el fin de semana. Un breve respiro, y vuelta a lo mismo. Un año tras otro.
Seguramente habrá algunas variaciones en tu rutina diaria y no será exactamente como la he descrito, pero la cuestión es: ¿Te gusta tu vida?
Si tu respuesta es afirmativa, y eres feliz disfrutando de tus días ¡Enhorabuena! sigue haciendo lo mismo. Si de lo contrario no estás satisfecho, un cambio te vendría bien.

Vamos por la vida desconectados de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. Es típica la frase de: "me voy a pasar unos días fuera para desconectar" a mi modo de ver es errónea, precisamente se trata de lo contrario. Necesitamos romper con ese automatismo  que se apodera de nosotros a diario, y conectar con nosotros mismos, con nuestro cuerpo, con nuestros sentimientos y pensamientos, con la Naturaleza, con las personas que nos rodean, con la vida  en definitiva. ¿Cuantas veces después de un día pesado de trabajo te has dado cuenta de que te duele la espalda? Seguramente consecuencia de la rigidez  y la tensión del día,
pero has estado tan abstraído en tus asuntos diarios, que no te has enterado de la tensión que sentías. ¿Cuántas veces has llegado a casa y no recuerdas ni un detalle del camino? Abstraído en tus pensamientos no te has fijado en los árboles, en las caras con las que te has cruzado o en aquel abuelo que necesitaba ayuda para cruzar la calle… Tus emociones y reacciones también te avisan de que algo va mal, igual que tus actos...  No sabes por qué y de repente explotas en un momento determinado, por algo que, visto fríamente, no era tan importante... o te sientes triste... De nuevo alertas. Realmente estos síntomas son avisos, tu cuerpo y tu mente te están diciendo: "¡Socorro! mal camino el que me haces recorrer…"
La Naturaleza es muy sabia y tiene muchas formas de decirte que algo va mal, si no le haces caso y no te paras, ella te parará.

Por suerte, estás a tiempo de hacerle un quiebro a la rutina, un giro inesperado para ser capaz de vivir el día a día más despierto, practicando el "aquí y ahora", cuidando tu cuerpo con una alimentación adecuada, haciendo caso a sus señales de aviso...  Pero para ello hay  que ser parte activa en el proceso, sentado en el sillón nada diferente acontecerá. No pretendo aquí dar a entender que las rutinas son devastadoras, ni mucho menos, la rutina, en cierto modo, es necesaria, tan sólo apunto que tu día a día te guste, que tus actividades  te llenen y te hagan feliz, que vivas consciente y despierto, que VIVAS al fin y al cabo.

Te invito a que dediques un ratito diariamente para ti, no hace falta mucho tiempo si no dispones de él, lo importante es sentir que ese espacio, ya sea media hora o un cuarto, es tuyo, sólo para ti, para conectar contigo mismo. Puedes ir  al parque, a la playa, ambientar un rinconcito en tu casa... De esta manera podrás decidir poco a poco qué es lo que no te gusta de tu vida y ponerte manos a la obra para cambiarlo. Puede ser un cambio de trabajo, de alimentación, de manera de pensar, de amistades…
Quizá no quieras eliminar nada sino crear un espacio nuevo en tu vida, una actividad que te apasione, por  ejemplo,  meditación, lectura, deporte, pintura, pasear, cocinar… La cuestión es introducir algo nuevo entre la rutina, por pequeño que sea, o algo olvidado que te hacía feliz, algo que te haga saltar de la cama por las mañanas. Verás como esos lánguidos lunes parecen sábados, el truco es disfrutar del momento y darte a la vida.

En ocasiones hay que  atravesar la ola y sumergirse para ver el espectacular fondo marino…  ¡No te dejes llevar  por ella!
Haz la prueba y verás que ocurre...

Buenos Alimentos & Pensamientos & Sentimientos